Voy a pelo

“Voy a pelo” porque quiero perderme en las sensaciones desmaquilladas de una VIDA sin tunear. Porque los filtros los he agotado en Instagram y NO me quedan ganas de taparme las arrugas que me han regalado miles de sonrisas, risas y carcajadas o alguna noche de llanto y dolor ( de ese que acompañas con muecas que se parecen a ti pero que nos devuelven la peor versión de nuestros ojos).

 

“Voy a pelo” porque quiero calarme de una LLUVIA incómoda que me haga disfrutar el doble de una tarde de sol, porque he perdido el miedo a que cuestionen lo que hago y porque he decidido que seré yo quien tome la DECISIÓN de tirar por la tangente aún sabiendo que muchos se llevarán las manos a la boca o a la cabeza alarmados y escandalizados mientras me miran desde sus impolutos trajes de chaqueta, ellos muy encorbatados, ellas desde un altísimo tacón.

 

Estamos hechos de aquellas ETIQUETAS que dejamos que nos definan, no venimos de serie con muchas de ellas, no llevamos en los genes la desidia, la cobardía o el peso de la responsabilidad de todo un clan familiar. Somos nosotros los que practicamos durante años para dar forma a esas etiquetas que nos colgaron cual San Benito hace años y no nos hemos preocupado de quitar.

Si eres desordenado, es porque lo practicas. Si eres agresivo, también. Si dices que no vales para nada, posiblemente sea cierto y si te propones ser el “Rey del Mambo” sé con toda seguridad que lo conseguirás. Escoge las etiquetas que te gustaría que te definieran y practica para ganártelas, con tesón, sin descanso, con fe en ti, con CONFIANZA y seguridad.

 

“Vive a pelo” porque solo te afectará aquello que permitas que lo haga, entrena a tu ego para que no hable por ti cuando resuelvas un conflicto, sé generoso en las contiendas y desgasta tu genio en un afán de superación que cada vez te haga más grande, vive con los miedos más pequeños (ahí, a tu lado, protegiéndote y permitiéndote avanzar). Cambia de perspectiva cuando no te cuadre algo y busca diferentes formas de organizar tu agenda cuando sientas que la vida no te dá para más ( conozco bien esa sensación, créeme).

 

Basta ya de naufragar en un mar de EXCUSAS que ya no te crees ni tú, deja de contar la historia de “ es que yo no soy capaz de” porque acabarás por conseguir que sea cierta. No te conformes con tus mismas respuestas y trabaja en formularte las mejores PREGUNTAS. Procesa por triplicado tus objetivos: Piénsalos, escríbelos, verbalízalos y HAZ que sucedan.

 

Yo voy a pelo porque me cansé de esperar la aprobación de los demás y porque según las estadísticas, hagas lo que hagas, solo agradarás a poco más de la mitad de tu entorno, así que considerando que soy responsable última de lo que hago (y de lo que dejo de hacer) voy a ser coherente con mis decisiones. Si acierto, quienes me quieren (y me sufren) seguirán ahí, y posiblemente sean los mismos (e incluso alguno menos) los que estarán también a mi lado cuando meta la pata hasta el fondo y me toque volver a EMPEZAR.

 

Pongamos de moda una actitud positiva y auténtica, esa forma de expresarte desde la humildad y el empoderamiento, desde el “aquí y ahora” desde el “ yo SÍ que puedo”.

 

“Vivir a pelo” nos llevará por un baile SIN máscaras que conseguirá expandir nuestros límites a favor de un paseo por la vida a veces difícil, a veces liviano pero con toda seguridad...REAL.

 

LoveU 

Inés Torremocha - Voy a pelo